El tango convoca ciudades

Así fue el lema de la 9ª Cumbre Mundial del Tango que se realiza cada dos años. La ciudad de Seinäjoki (Finlandia) fue la sede de este encuentro de trascendencia internacional como lo fue San Carlos en su 8ª edición. El tango en estas Cumbres supera las fronteras y se vuelve protagonista en distintas ciudades del mundo que manifiestan la firme intención de ser anfitriones de este patrimonio de la humanidad, como fuera declarado en el 2009 por la UNESCO. 

Graciela Novellino, cantante local y apasionada de este género, tuvo el honor de representarnos en el lejano país nórdico y hasta compartió el mismo escenario que Horacio Ferrer, ícono reconocido por autor de recordadas letras como “Balada para un loco”. Galería Bariloche dialogó con la protagonista de esta historia para conocer más sobre su experiencia de ser embajadora de un ciudadano del mundo, anunciando al mismo tiempo que el próximo sábado 3 de Septiembre, Graciela cantará para el público de Bariloche junto a Juanjo Miraglia en Jacky con “Momentos de Tango y vino”.

Esta no fue la primera vez que Graciela viajó a Europa difundiendo la música de los barrios rioplatenses. La historia se inicia en el 2002 con un contrato para cantar en la ciudad de Granada (España), junto a Juan Esteban Cuacci, músico argentino sobrino de Susana Rinaldi que reside en ese país. Estuvo en el momento y lugar indicado para que los organizadores del Festival de Tango en Seinäjoki que se realiza todos los años, la escucharan y como consecuencia, recibió la invitación para participar del encuentro del año siguiente. Ese fue su primer contacto con una cultura que hace culto a esta música pero que reinterpreta bajo sus reglas la forma de cantarlo y bailarlo. “Lo danzan tipo Valentino o estilo casi rural, como una ranchera o bolero y sus cantantes de tangos lo interpretan en forma melódica pero no niegan el tango argentino solo que lo hacen de otra manera”, nos acota recordando con sorpresa aquel momento y haciendo la comparación con lo que sucede contrariamente en Japón donde sus apasionados intentan asemejarse lo más posible al tango de origen. Durante la semana del Festival, los hoteles se ven desbordados por la concurrencia y se puede observar gran cantidad de casas rodantes que se instalan para disfrutar de la variada programación en teatros y eventos callejeros. Se puede vivir un lugar de encuentro, a miles de kilómetros del Buenos Aires querido, que convoca y reúne de una forma muy fuerte, concluye esta cantante de tango local.

Luego, en 2009 cuando se realiza la Cumbre del Tango en Bariloche los organizadores del Festival de Seinäjoki se presentaron con la firme convicción de ser sede en el 2011. Es en ese momento que Graciela recibe por segunda vez la invitación, pero ahora de la Cumbre, en un lugar ya conocido por ella y representando a nuestra ciudad, condición que distingue a cada artista y refuerza la idea del lema “el tango convoca ciudades”.

Del 29 de junio al 8 de julio, Seinäjoki  vivió al compás de la música de los compadritos. “Hay toda una ciudad que participa, cada uno en su rol y sus responsabilidades, hasta gente voluntaria brinda su tiempo para que todo sea una fiesta. Algo así también pasó en Valparaiso cuando fue la Cumbre allá. Lamentablemente no fue el caso de la Cumbre en Bariloche que desgastó mucho a los organizadores porque todo fue hecho a pulmón y hubo poco apoyo de los entes gubernamentales”, recordó Graciela.

Tuvo dos presentaciones el 7 de julio junto al Power Tango Trío de Juan Esteban Cuacci, una en un escenario callejero y a la noche abrió la velada en el teatro de esa ciudad. Su repertorio fue principalmente Piazzolla y algunos clásicos. No fueron muchos los argentinos que se presentaron pero entre ellos estuvo Horacio Ferrer cerrando el festival el mismo día que Graciela hizo escenario. “Fue un honor para mí”, acotó emocionada. También estuvo el bailarín Miguel Angel Zotto y su pareja.
En el mes de agosto, la Legislatura de Río Negro declaró de interés cultural y artístico la representación de Graciela Novellino en la 9ª Cumbre Mundial del Tango.

Graciela, su pasión por el tango
Pertenece a la generación de los ´60. Conoció la movida cultural latinoamericana que la motivó y en 1984 cuando empezó a cantar más profesionalmente lo hizo con temas de Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Mercedes Sosa, algunos tangos y por sobretodo Piazzolla. Incursionó en otros ritmos pero fue el ritmo del 2X4 el que la cautivó y decidió mantener esta línea de expresión, investigando y perfeccionándose. Graciela nació en Buenos Aires, donde mamó esta cultura popular pero desde 1991 reside en Bariloche y es aquí donde desarrolla desde 1997 su trabajo como cantante dedicada al tango. “Fue a través de él que tuve una inserción laboral y profesional en esta ciudad y además conté con la gran suerte que por 5 años se desarrolló el Festival Patagonia y Tango, que era como que si trajeran a mi casa la música más querida”, agregó Graciela, acotando que estas oportunidades son únicas para los artistas porque le dan la posibilidad de conexión con otros pares para poder compartir experiencias o tener la oportunidad de ver a otros haciendo lo que mejor saben, o sea una instancia de vinculación y cotejo que lamentablemente se perdió, aunque no pierde las esperanzas de que se vuelva a reeditar.

Su búsqueda musical en torno al tango ha sido plasmada en la producción discográfica “Lugar”, realizada en Buenos Aires en coproducción con Juan Esteban Cuacci, piano, arreglos y dirección musical; junto a los músicos Daniel “Pipi” Piazzolla en batería y Juan Pablo Navarro en contrabajo.

No existe una voz similar a la otra. Cada una es distinguible por su timbre en particular. Cuidar de ella y reconocerla como parte de la individualidad ayuda a reunirse con quien uno es. Bajo esta idea Graciela brinda talleres que entienden a la voz como un elemento de encuentro con la parte saludable de uno, un autoconocimiento a través de lo expresivo y su potencial comunicativo. Esta forma de trabajar la descubre luego de algunos años de dar talleres de técnica vocal abiertos para todo aquel que use la voz como instrumento. Inspirada por comentarios de sus alumnos que no pudo responder en aquel momento, realiza una especialización como Acompañante Terapéutico y otra como Terapeuta Corporal, que le dan un marco para seguir incursionando sobre el poder de la voz. Esa inquietud también la adquiere por su paso por el Grupo El Brote, un valioso proyecto que trabaja con pacientes de salud mental del hospital, y de ese tiempo de confluencia del arte y la salud nacieron dos CD que Graciela acompañó en su proceso: “Voz que Brota” (2004) y “Desde Adentro” (2010) con la voz de Stella Maris Restucia, los dos CD fueron realizados junto al guitarrista Hugo Barrionuevo.

Galería Bariloche - 31 de Agosto de 2011